WNBR GDL: 11 rodadas de libertad ciclista
Una rodada ciclonudista llena de letras, pintura y fotografía
Guadalajara. Foto: Yocelin González

Mirada sorprendida
en el hambre del día.
Donde nunca hemos estado
estaremos. Un árbol
echará raíces en nosotros
y se alzará en la luz
de nuestras bocas.
Paul Auster

Somos más en bicicleta. Tenemos menos espacio. Somos más cuerpos. Somos más potentes desde nuestros corazones. Tenemos mucho espíritu. Somos el poder de nuestras mentes. Somos la voluntad de nuestras esencias. Somos ciclistas y a la vez humanos. Somos amor. Somos ciclistas. Somos manifestación. Somos libertad. Somos un conjunto de emociones, sentimientos y pensamientos sustentables. Somos la colectividad. Somos la unidad, la fortaleza y la esperanza. Somos un grito, una masa, un estruendo.

Salida. Foto: Jorge Barragá

Somos colores. Somos volumen. Somos libertad. Somos mentes, cuerpos y espíritus. Somos arte. Somos nosotras, nosotros. Somos Guadalajara. Son doce años de esfuerzos. Somos once rodadas de manifestarnos. Somos la letra, la imagen y la bicicleta. Somos una catapulta de sueños. Somos los vivos que reclamamos por los muertos. Somos la misma poesía, la que anda en bicicleta, en la ciudad. Somos la huella de los que nos hicieron reír. Somos la pasión de las dos ruedas. Somos los que vivimos a diario en bicicleta. Somos los que construimos el mundo desde el corazón. Somos la pauta de la diversidad. Somos la integridad de nuestra sensibilidad. Somos la velocidad de nuestras piernas. Somos la grandeza de la sonrisa. Somos nosotros los que nos manifestamos, desde nuestras pieles, hacia el exterior. Somos una galaxia de corazones. Somos la World Naked Bike Ride Guadalajara y celebramos 11 ediciones.

Puente Matute Remus. Foto: Itinerante

Y así, tras 12 años de persistir desde una voz internacional para nuestra Guadalajara, reunimos a más de 2 mil personas en esta edición que tuvo una variación a diferencia de años anteriores. Y es que esta vez, sí fuimos. Quisimos acercarnos más a la cultura y logramos. Es importante reconocer que este movimiento internacional no es por demás una cosa leve en las sociedades. No logro percibir que a pesar de que nuestra ciudad se bañe de una moral estruendosa todavía existen discusiones sobre la naturaleza de nuestros cuerpos. Sin embargo, he notado que cada año el movimiento cambia, se resiste, se van personas y llegan personas. Y es que comprender qué somos, es simplemente eso, percibirnos, así, sin tapujos y en nuestra libertad de expresión.

Manifestación. Foto: Yoceline González

Este año, logramos involucrar a marcas locales para impulsar nuestra ala cultural y funcionó. Es imposible olvidar que la World Naked Bike Ride Guadalajara ha conllevado diferentes momentos, en ocasiones virtuosos, y en otras tantas, no tan favorables, sin embargo, se ha manifestado como una de las rodadas más esperadas del año, pues nuestra manifestación no es parcial, es total. Por tal motivo, hemos considerado seguir en la contemplación de nuevas oportunidades de encuentro, así la literatura y las artes como una relación de fortalecimiento. 

Los Arcos del Milenio. Foto: Itinerante

Parte de ello fue el primer Concurso de bodypaint que se generó este año y que tuvo como incentivo diversos productos culturales ofrecidos por la comunidad que de una u otra forma apuesta por una movilidad sustentable. Gracias a Cerveza Ave Nocturna por las refrescantes piezas artesanales compartidas; a Black Sheep por su delicia de pizza; a La Panadería por las muestras de sabor; a Mantis Editores por los libros de poesía ofrecidos; a La Plotteria por los carteles y las calcomanías; a Kombucha Belot por sus hidratantes bebidas; a El Salón de la Bicicleta por el casco otorgado; a Duke Ciclismo y a 33 Club Ciclismo por los servicios para nuestras premiadas. 

Así también gracias a Hostal Casa Colores por la oportunidad de ilustrar nuestros cuerpos, el desayuno y la merienda. Y de igual manera, gracias a Hospedarte Hostels por la gracia y el espacio para celebrar nuestra premiación y culminación del día. A toda la comunidad, siempre, gracias por incluirse en los despapayes de nuestra ciclonudista. 

 

Descanso. Foto: Yoceline González

Me encantaría decir que hicimos poco, pero no, además de eso, 2022 será el año que se recuerde en el que nos acoplamos con la manifestación del Orgullo en el corazón de Guadalajara, y así como nos vieron, los vimos, existió la diversidad en la movilidad y viceversa. Nunca antes la Plaza Liberación había tenido dos manifestaciones en auge, lo que representó un reto para las autoridades municipales, sobre todo, por salvaguardar a los contingentes en dicho punto. Ese momento de encuentro no lo verá de nuevo esa gran cantidad de asistentes que fuimos. ¡Qué rico fue gritar delante de todos movilidad y diversidad! Mi cuerpo al desnudo en el marco de la bandera arcoiris es una sensibilidad que no volveré a encontrar de nueva cuenta en el espacio público. Definitivamente la oportunidad y el momento fueron una entrega de parte de todas las comunidades. 

Los Arcos. Foto: Itinerante

Pero cada año siempre es una oportunidad de crear la ruta para contemplar los momentos, los actos, los diálogos, y este año, la línea de nuestras ruedas se convirtió en la más larga. Pedaleamos alrededor de 23 kilómetros a una velocidad moderada y pudimos disfrutar sin ningún incidente. Así lo hicimos desde el inicio y toda la carga fue precisa. No hubo error, hubo paciencia y nos ayudó que el clima se haya vuelto a nuestro favor. Hicimos un medio descanso en el ingreso a la plancha de la Plaza de Armas con el objetivo de leer en conjunto un poema especial para recordarnos la vida, la memoria y el atino de la movilidad con la obra “La bicicleta” de la poeta Carmen Villoro, a quien agradezco su disposición por participar, asistir y permitir la lectura de sus letras en voz alta por todo el contingente. Es un acto que quedará en el pedaleo de nuestros cuerpos. 

Los Arcos del Milenio. Foto: Itinerante

Tomamos una de las avenidas principales de oriente a poniente con el fin de manifestarnos sin mesura pero con mucha alegría. Avenida Vallarta fue nuestra pasión de este sábado, en el que un gran número de tapatíos y de extranjeros, nos observaron, desde la banqueta, desde la calle, desde sus casas, desde los edificios, desde las plazas, desde las avenidas, desde muchos puntos, con el fin de concientizar que en nuestros cuerpos llevamos nuestras vidas.

Tuvimos equipo de fotografía por igual, manos que apoyaron desde su visión a generar momentos de nuestras acciones, de nuestra manifestación, de nuestra libertad de ser. A cada una de las y los magos de las cámaras, siempre gracias, en especial a nuestro compañero visual desde nuestros orígenes, Ulises Ruiz Basurto, siempre, tan especial y tan amable con la cobertura de toda la ruta. Cuando hay una bicicleta en movimiento el periodismo se ejecuta al por mayor.

Mírame. Foto: Itinerante

Quisiera dejar una estela poética de todo este quehacer y sólo recuerdo con gracia un fragmento del poema de Carmen:

Un día tuve una juventud 
que expresó su delirante algarabía
sobre una bicicleta: 
los brazos levantados, 
apretados los puños, 
el manubrio apenas controlado
con un toque sutil de las rodillas,
la marcada pendiente ante mis ojos,
la vida que se cruza en una ráfaga. 

Y la vida llega, me apapacha y de repente pasamos por el puente Mature Remus, y para cerrar, el puente de Los Arcos del Milenio. En esta ocasión la fotografía nos permitió la evidencia. Fuimos héroes de nuestro propio espacio, pues en esta ciudad y con el nivel de complejos sociales que se ejecutan a nivel sociocultural, desnudarte en una bicicleta por las calles aún funciona como un acto de rebeldía y de perturbación de la idiosincrasia, sin embargo, para nosotros es la muestra de nuestras vidas frente a todo el daño posible más allá de los automotores. Resistamos pues que somos aún.

Centro. Foto: Yukineri Azano

Somos un espejo. Somos una gota. Somos una hoja. Somos muchas bicicletas, patines y patinetas. Somos una especie única en la ciudad. Somos aire. Somos baile. Una marea natural de pasión colectiva. Somos el estruendo de nuestra comunidad. Somos la fuerza de aquellos que resisten desde otros puntos y se vuelcan en sus imposibilidades. Gracias Vanessa Botello, Antonio González, Sergio Chávez, Dula Polanco, Naomi Greene, Yukineri Azano y Karla Martínez por haber hecho esto posible.

Es tiempo de seguir desnudos ante el tráfico. Que el arte sea la morada de nuestros cuerpos y nos ayude siempre a preservar un diálogo integro entre las partes de nuestra sociedad, más allá de nuestra geografía. Este día es único. Hoy miro el pasado y sólo río, mucho, sí, eso sí. Desnudarnos para permanecer. ¡Qué divertido ha sido compartir con muchas y muchos de ustedes!