Plataforma PLACA: un poema entre México y España
Proyecto puente entre la literatura chilango-andaluza y más allá
Iván vergara y compañía. Foto: Archivo
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Te dejo libre de día
con los ojos ambar cerrados
confiando en cada mano
que cubre tu cuerpo blanco. 
Ayari Lüders

Hay un trabajo de años, de pasión y de muchos días de lectura. Hay un puente entre una palabra y otra y surge una vinculación enorme. Siempre, del lado independiente, se hace la labor, la edición como principio, pero siempre, la unidad entre una y otras partes, en ocasiones con viento, otras tantas con flores, pero siempre de la mano de la creatividad. Así sucede con Plataforma PLACA, una reunión de creativos que surgió desde algunos inmigrantes en el contexto de Sevilla, España, y que al día de hoy, ha conectado a distintas ciudades de México, España, Estados Unidos y Chile.

Entre un número bastante surtido de proyectos se encuentra un gestor literario que está en constante movimiento para su existencia, Iván Vergara. A él llegué de la manera menos pensada, eso fue gracias a las palabras de nuestra amiga y poeta Ayari Lüders (+), quien me habló del proyecto, allá por el invierno de 2018, y de todos el ejercicio enorme de colaboración y cooperación.

Plataforma PLACA. Foto: Archivo

Entonces di cuenta de las posibilidades de la poesía en ese formato. Conocí la pasión y todo sentimiento por vincular dos ciudades, Sevilla y Ciudad de México, y el ocaso se convierte en un hilo de voces que se conjugan entre presentaciones, lecturas, exposiciones, producciones, y una gama de eventos que mantienen viva esa relación que surgió desde el el atrevimiento de emerges como migrante bajo una voz solidaria con la comunidad.

Y así, de cuando en cuando, entre un mensaje y otro, he conocido la labor de Iván y de todo el equipo y la esperanza avanza. Dicen que son utopía en la realidad desde 2006 y así lo creo. Entre una feria, entre una luz cenital, entre los libros, entre las reuniones, así anda desde hace tiempo, y no por demás, la tarea de vincular a distancias es una dosis de versos indescifrables, algo así como una nebulosa de corte blanco entre miles de colores.

Simultaneidad. Foto: Archivo

Plataforma PLACA es una suerte de colaboración, en el que la poesía tiene mucho que ver, y otras artes, también le son compañía. El desarrollo de todos los proyectos que han surgido a lo largo de 14 años, son la experiencia de la comunidad, del trabajo, de la unión, de la colectividad y sobre todo ello, de las personas, pues si bien es independiente, gran parte de su trabajo le apuesta a la libertad de colaborar con el fin de potenciar el de otros, en conjunto.

Sólo sé que Iván anda por ahí con algunas de nuestras calcomanías, gracias al bailaor, Rodrigo Robels, quien las llevó directamente a sus manos, y otra vez más, hay puente. El ejercicio de Plataforma PLACA nos entrega la posibilidad más de sabernos presentes, desde la palabra a todos nuestros universos: cuántos puentes hay entre un verso y otro.

Asistentes. Foto: Archivo

¿Cómo es la poesía entre México y España?
Nuevos formatos están apareciendo gracias al entorno digital y ahí la expansión es cada vez más visible con todas las muestras de poesía transmedia #ciberpoesía que están surgiendo. Siento que en España aún están anquilosados, con cierta renuencia a abrirse a un mestizaje creativo con el entorno hispano, y eso les está lastrando. También es verdad que en los últimos meses he ido descubriendo obras de poetas muy valiosos en este país. México y España están ligados profundamente y todo lo político no deja ver lo maravilloso de ello. Ambas son tradiciones que se interrogan en su terreno, pero que encuentran en el lenguaje su punto de anclaje. Me parece que la poesía en México tiende al rompimiento, mientras que en España la tradición es importante se mantenga.

¿De qué manera tejen el color de la poesía?
Imagino entornos híbridos, horizontales y sin alturas que midan tradiciones poéticas. Imagino un mundo poético donde los tejidos de color en cada región fuesen uno solo: alebrijes y bestidos de feria de abril ¿qué podría salir mal?

Editorial Ultramarina C&D

¿Por qué la unión de dos comunidades?
Porque es inevitable. Lo que sí parecía insospechado en estos últimos años ha sido el desembarco de una cantidad ingente de creadores hispanos en España, haciendo que Madrid se esté convirtiendo en una capital hispana en Europa para los americanohispanos. De manera natural se ha dado, incluso con el COVID de por medio.

Con el trabajo de la Plataforma PLACA intentamos fomentar y hacer crecer el puente cultural que existe entre nuestras naciones desde hace siglos. Solo que en esta ocasión lo que requerimos de parte de España es no mirar esto desde un pedestal, sino como el que abraza al primo que viene de lejos a quedarse en casa.

Necesitamos intercambiar experiencias y esta unión es lo que puede originar una eclosión maravillosa de hispanos en Europa.

Por las calles. Foto: Archivo

¿De qué manera son puente?
La PLACA tiene tres ejes para hacerlo: producción, que involucra el Recital Chilango Andaluz, el Gabinete Salvaje, Nuevas Miradas, Transparencias, Invasión, Cercanías y otros eventos en directo. Publicación, que involucra a la Editorial Ultramarina C&D y la Colección Zerkalo; finalmente la promoción o comunicación, la hacemos en las múltiples redes sociales en las que tenemos una amplia presencia.

Todo esto lo dirigimos a una cuestión muy sencilla:potenciar la ida y vuelta de la creación artística y poética de nuestros días, desde la tradición hasta la más visceral vanguardia, tanto tecnológica como artesana, que es donde nos encanta estar. La creación de esta red ha crecido a niveles inmensos, así que está ahí para su uso: es un pastel muy grande que no queremos comer solos, es una fiesta y todos están invitados.

¿Cómo funciona la vibración de la comunidad PLACA?
Es una relación acuática donde todo fluye, o al menos nos esforzamos mucho para que así sea. Necesitamos seguir sosteniendo estos proyectos con la certeza de que los coordinadores permanecerán durante un tiempo indeterminado, pero que será lo necesario para que los veinticinco proyectos se mantengan en activo.

Así que es como una utopía: no es un grupo de poetas que se publican a sí mismos, sino una red de colaboración que genera profundos cambios, desde lo interno hasta lo social, desde la inmigración hasta el sedentarismo. Nos encanta lo de trazar puentes para que se transiten, los ponemos ahí a disposición.

Degradado. Foto: Archivo

¿Qué cosecha editorial ha entregado en el tiempo?
Son ya sesenta libros los publicados por Ultramarina C&D, son doce colecciones definidas para abrir espacios, tanto para poetas con experiencia y carrera, como personas que están comenzando su carrera literaria y necesitan un impulso para hacerlo.

Estos títulos están orientados prácticamente todos a la poesía, aunque no desdeñamos la literatura y los clásicos. Nos sentimos muy orgullosas de ser parte de esto.

¿Cómo ha sido la expansión de los versos?
Desde la experiencia personal hasta la aceptación de lo diverso como riqueza. La poesía es un total que se pierde en lo fragmentado. Hemos decidido publicar algunos tonos poéticos, pero en los eventos que producimos intentamos crear espacios múltiples. Sin la diversidad nos sentiríamos atados a lo convencional; ahí no nos encontrarán.

Poesía en un bar. Foto: Archivo

¿Qué procesos han determinado para ser una máquina poética?
Una consecución de pasos donde nos han animado cientos de personas que aprecian esta labor: inmigrante, independiente y contracultural. Nos anima pensar que estos son proyectos luminosos, que de cierta manera intentan contener toda la deriva fronteriza y de lejanía que se propaga en lo contemporáneo.

Luego nos agarramos a ese concepto tan amplio como es ‘lo poético’, intentamos dirigirnos a ello más allá de los individualismos. Esto no es un terreno propicio para quienes buscan el reconocimiento propio y por ello quizá tanta gente entra y sale: es un proyecto de ampliación y conexión con el otro de manera cercana.

Lo poético es la excusa, estamos haciendo crecer una red de colaboración inmigrante que muestre al sedentarismo mental que los caminos a recorrer son precisamente todos los que no son contemplados desde dentro de la jaula, de la visión propia.

La poesía como reunión. Foto: Archivo

¿Cómo florecen PLACA en sus proyectos?
Intentando soltar lo que nos conduce a la inmovilidad. Estamos pendientes en todo momento de la tecnología y las aportaciones o programas gratuitos que nos permitan generar nuevos proyectos. Nos reconstruimos cada temporada. Una muestra es el Gabinete salvaje, que en sus once años ha cambiado prácticamente en cada temporada de formato, actualmente es un magazine literario diseñado para stories de redes sociales.

Supongo que florecemos con el cariño y la amistad que frecuentan los actos que producimos, nos encanta abrir la puerta y de manera muy natural, dejar los egos afuera, acá dentro es un fiesta distinta y lo adoramos.

Hojas íntimas. Foto: Archivo

¿Cómo se sustenta el trabajo de un proyecto bilateral?
La editorial aporta apenas lo suficiente para poder soportar todos los gastos de gestión, así que contamos con el apoyo de personas que contratan nuestros servicios profesionales, sean de manera individual, o para una institución, sabemos colaborar de la mejor manera para generar lo suficiente que permita hacernos cargo de todos los gastos.

En este momento tenemos actividad durante cada mes en USA, México y España, el método es sencillo y permite pagar todo lo que vamos haciendo, son además ya quince años y nos sostiene un proyecto bien tejido. ¿Los retos por delante? Todos atraviesan cuestiones legales distintas en cada país, pero que garantice la tranquilidad económica de los coordinadores de los proyectos. Es aún una lucha para un colectivo inmigrante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email