IDENTIDAD

Ululayu en "Altazor"
Ululayu

Ululayu es un conjunto de voces, del sonido de las palabras, del eco de la poesía. Es un recorrido de diversidad cultural y se expande en cada trayecto. Ululayu, es la palabra que hemos determinado como onomatopeya de Ulular, ese encuentro en el que el viento habla, recita, canta con lo que le rodea. De ahí, que nuestra bicicleta sea un medio para escucharlo constantemente desde el pedaleo.

Ululayu es una poética de encuentro, de inercia natural, de libertad, de apertura social y que bien interpretó el artista mexicano Federico Jordan, al crear nuestra identidad desde la correspondencia de nuestro imaginario en una ilustración concreta de nuestro discurso creativo.

Este encuentro habla de las posibilidades de los mundos, de “Ululayu” y “ulular”. La primera proviente del Canto VII de Altazor o el viaje en paracaídas, del poeta chileno Vicente Huidobro, padre del creacionismo, una de las vanguardias latinoamericanas de principios del siglo XX; la segunda, comprende el sonido que provoca el viento al roce con las cosas desde su física.

Por lo anterior se habla de los mundos, de los dioses y de los poetas, acción de la que Huidobro mencionaba con tal afán de socializar la posibilidad de la diversidad creativa, más allá de la propia naturaleza, con su propia naturaleza. Ululayu, es nuestro ente imaginario que acompaña a los proyectos desde el paso de su bicicleta, en la que el libro es el control de la dirección y el pedaleo el avance de la lectura, del trayecto, de los mundos.  

El viento habla con el ser que pedalea y se conduce con letras desde el arte, he ahí nuestras multidisciplinas creativas. Somos voces, somos todos y siempre nada. 

COMPARTE
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
ÚLTIMAS ENTRADAS