Ululayu

El diseño de nuestra identidad ejecutiva corresponde a la vinculación de una ilustración del artista mexicano Federico Jordan, bajo la interpretación de Miguel Asa a partir de un juego de palabras; la primera, “Ululayu”; la segunda, el verbo “ulular”. Dicha palabra proviene del Canto VII de Altazor o el viaje en paracaídas, del poeta chileno Vicente Huidobro, padre del creacionismo, una de las vanguardias latinoamericanas a principios del siglo XX.

Ulular, un sonido que se provoca por el viento, a su paso y su roce con las cosas, con otras materias, de ahí que dicha palabra se coloque como la voz del viento, Ululayu, el ente imaginario que acompaña a nuestros proyectos desde su biciletra, en la que el libro es el control de la dirección y el pedaleo el avance de la lectura, del trayecto.