Gracias: por favor, siga el vuelo
Desprendimiento de 14 años de experiencias poéticas
Una vez en 2014. Foto: Miguel Asa
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en tumblr
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

No hay tiempo que perder
Levántate alegría
Y pasa de poro en poro la aguja de tus sedas
Vicente Huidobro

Respiro. Otra vez lo hago. Vuelvo a respirar. Lo intento despacio. Respiro. Nuevamente. El corazón siente. Respiro y las letras se han llenado de una enorme alegría. Respiro. He encontrado una calma y una oportunidad. No ha existido desprendimiento más grande de mí que esto. Ululayu y su Por favor, lea poesía. han cumplido su ciclo conmigo, han finalizado todas las aventuras a mi lado. Hoy se termina este camino que generé en solitario, con amigos, con desconocidos, con personas extraordinarias, con comunidades radiantes, con una infinidad de seres que me permitieron descubrir mi persona y explorar todas las posibilidades que ahora soy, todo, para dar paso a nuevas aventuras en colectivo, con más ideas y más fuerza, desde una equipo en consolidación hasta una empresa en proceso de construcción. Respiro. Gracias. 

Hoy el paracaídas descansa su vuelo en calma. El arcoiris se vuelve un momento enorme. Nos vamos agradecidos de esta individualidad que fue acompañada por la solidaridad, por la incertidumbre, por la certeza, por las dimensiones, por los vientos, por los adjetivos, por los poemas, por los mares, por las ciudades, por las veredas. Respiro. Se ha indexado a mi cuerpo un nuevo brío. Hay un manjar de sueños que se han purificado desde este pensamiento que fue en su momento un arranque juvenil. 

Agradezco a todas y cada una de las personas que compartieron conmigo la noche, el camino, la pluma, el alimento, la bicicleta, el sonido, la poesía, la brocha, la cerveza, la brecha, la sombra, el respiro, la tristeza, el papel, la cobija, la taza, la habitación, la fuerza, el corazón, las manos, la caricia, la lotería, la tranquilidad, el río, el tropiezo, el desierto, la mesa, la montaña, la minuta, la organización, el minuto, el desorden, la habilidad, la paciencia, el sol, la luna, el texto, la foto, el diseño, el tren, el escenario, el micrófono, la licuadora, la vida y también la muerte. 

Hoy desconecto de mi cabeza la totalidad de esto que fuimos. Hoy cierro esta puerta que me entregó todo. Dejó ir de mí, el aliento avanza y se postra hacia el futuro. Suelto a ese ejército de un sólo hombre que fui, a veces con todos, a veces con nadie, a veces tres, a veces diez. Ha llegado el tiempo de evolucionar y de ser una entidad sólida, sencilla y potente. Ahora, deja de estar en mí la decisión de lo que surja alrededor de este proyecto que se logró como algo novedoso e intrépido para la comunidad que me acompañó. 

He escrito bastante y lo he hecho con todos los matices y con todos ustedes. No cabe duda que estos años fueron un menú auténtico de experiencias y que generó en mí una voluntad de creatividad diaria que me permitió lograr diversas manifestaciones, interacciones y actividades, desde la inclusión, la empatía y la sinceridad. Desde la simpleza de una fotocopia hasta el riesgo de un cicloviaje fueron parte de esta narrativa que en 14 años logré persuadir con mis ojos. 

Todo lo que he construido con Ululayu y Por favor, lea poesía., pasará a ser propiedad de una sociedad civil que poco a poco se ha integrado últimamente, para volar a la siguiente etapa, en conjunto, con ellas, conmigo, con todas, con todos. A las personas, los pájaros y a los átomos, gracias por haber estado en las lecturas, en las calles, en las celebraciones y en las convocatorias. Mis manos han llegado a llenarse tanto que es tiempo de liberar para compartir y delegar, seguir. Este ha sido mi último mes, mi último día, al frente de esta raíz, en solitario. Ahora es el turno de las flores, de los frutos, en equipo. Que la poesía siga con nosotros, vamos a convertir este vuelo. No nos vamos, sólo mudaremos de piel, una piel más amplia y fuerte. Desde aquí, siempre amigo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en tumblr
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email