Alberto Delgado: la fotografía como análisis propio
La reflexión de la luz como una entidad individual
Autorretrato. Foto: Alberto Delgado

A cada instante otro Big bang.
Nacen astros, cometas, aerolitos.

Todo es ala y fugacidad
en la galaxia de esta lumbre.
José Emilio Pacheco

Hace tiempo que no me preguntaba el por qué de la fotografía. Hace tiempo que no recordaba la audacia de volverme un instante y disfrazarme de negativo. Hace tiempo que no frecuento una cámara como en mis tiempos de viajes por carretera para registrar todo lo posible. Se ha detenido el fuego y ahora mira tras de mí, pues encontré, hace poco tiempo, entre las calles de Guadalajara, Jalisco, el sonido de la voz de Alberto Delgado, un joven fotógrafo que al igual que yo y muchas personas más, se cuestiona el movimiento de la cámara, de la luz, de la evidencia y del espasmo. 

Cerritos surf. Foto: Alberto Delgado

De tierras tapatías, Alberto se ha dedicado a la producción de diversos materiales gráficos así como a campañas de producción audiovisual y otras más como documentalista. Al momento, es interesante encontrar su incertidumbre fotográfica llena de cuestionamientos que nos permiten considerar sus posibilidades desde una perspectiva intrínseca, un tanto llena de sabor plateado y de moluscos siderales en la reflexión sobre su fotografía. Preciso, hay dudas que le mueven y que prioriza desde su lente, y como creador, vive de una herramienta básica, su propio análisis dentro de la fotografía. Y es que parece que la tecnología nos ha permitido avanzar hacia otros niveles de la imagen que ya no es necesario pensar la realización de la misma, sólo para empezar. 

Maniobras de parque. Foto: Alberto Delgado

Hace tiempo que no me desplazaba por la dudas de la fotografía pues el tiempo nos amarra a múltiples actividades y es cuando entro a una revisión de mi postura ante la imagen. Alberto dialoga, sugiere, piensa y se involucra entre miles de ideas. La fotografía es una herramienta que nos sirve como humanidad para hacer algún tipo de evidencia de nuestras vidas. Pero, ¿qué hay más allá del clic, del enfoque automático, o de los envíos masivos de fotografías? ¿Hasta dónde se ha considerado las estéticas de la fotografía en nuestros contextos? Pareciera que de manera automática tenemos la respuesta a todo lo que nos interesa, si hablamos de la fotografía, o en sí, con mayor precisión, de su producción y realización. 

Dulce nectar. Foto: Alberto Delgado

Si lo pensamos de diferentes maneras, Alberto sugiere, desde su perspectiva jovial, la aventura a la duda, al descubrimiento, pese a la tecnología, a la acción por valorar con mayor razón la creación de la imagen. Quizás esto no le funcione a todo mundo, sin embargo, nos permite desarrollar un criterio de lo que captamos, de lo que atrapamos, de lo que escribimos con luz, y todo, desde una esencia personal con un valor por el color, la textura, la composición, la retícula, el dinamismo, y sobra decir, de la magia del mundo fotográfico. Su fotografía, aunque reciente y con sus particulares aplicaciones y funcionalidades es un documento que muestra la sencillez del cuadro, esparce en cada imagen la posibilidad de construir una entidad de la simpleza, pero no dicho de manera brusca, sino sensata. Nos motiva y argumenta. La fotografía tiene ese cuento de ser un instante de vida, como diría Julio Cortázar al diferenciar sus emociones sobre una novela y un largometraje. Se preocupa por el detalle y el campo de visión y aterriza.

Niña wixa. Foto: Alberto Delgado

La fotografía de Alberto, hoy día, nos presenta un emblema de la sensibilidad que existe en Guadalajara como campo de creadores visuales. Hay cada vez más un centenar de individuos con un lente de por medio, pero pocos, pese, reitero, a la tecnología, pocos son los que se preocupan del juego de saberse fotógrafo. Su imagen es un dictado de nuestra perspectiva, en la que nuestra altura, nuestra visión, nuestra temperatura y nuestro estado de ánimo se perfilan para consolidar un criterio justo de lo que somos en una imagen. Análisis mismos. Alberto es pues, una configuración que nos podrá remendar el tiempo y la sugerencia de vernos crear, con una cámara, desde el ángulo incorrecto pero sí honesto. Hablemos pues de que aperturar el lente es una posibilidad del tiempo, pero más allá de la fundación de una fotografía, debemos consolidar las bases y los argumentos para sostenerla. Alberto está en eso, en un proceso por descubrir más del campo, más de la imagen, más de las texturas, y sencillamente se basa desde la lógica determinante que le persigue, saber qué es la fotografía en estos tiempos y los remedios que debe usar para llegar al espectro que está buscando. 

Flores Nuevas. Foto: Alberto Delgado

Alberto Delgado se ha movido desde el diseño gráfico, el teatro, la danza, la pintura y el dibujo. Se ha desarrollado dentro de los medios visuales y audiovisuales como elementos principales de sus estudios. Su trabajo se ha relacionado con la imagen y ha trabajado en diversos proyectos sociales, culturales, publicitarios, editoriales, documentales y artísticos, desde un enfoque creativo. Así pues, se ha distinguido por colaborar para distintas empresas y marcas locales. Aquí una prueba de lo que es y de lo que considera.

El balsamo del tejuino. Foto: Alberto Delgado

¿Cómo se hace una paloma entre los versos?
Al construir su hogar, al tejer las palabras, para que sea posible su existencia debe de tener donde habitar.

¿Cuándo llega la luz dentro del océano?
Cuando la difracción fractura todo su entendimiento.

¿Para qué se escribe con luz debajo de la luna?
Para utilizar su fuerza de gravedad.

Juego de niños. Foto: Alberto Delgado

¿Cómo se construye una cámara fotográfica con versos?
Al ilustrar los versos cual una fotografía, cada palabra debe de imprimir una imagen en la razón.

¿De qué manera se sueña dentro de las burbujas?
En paz, sintiéndose protegido, al saber que somos la burbuja y que podemos trascenderla.

¿Cuándo se documenta una lágrima furiosa de amor?
Todos los días pues su furia es la que nos enseña a amar.

¿Para qué sirve una palabra con mil imágenes?
Para articular lo que no se puede ver, como decía Antoine de Saint-Exupéry “lo esencial es invisible a los ojos”.

La música del futuro. Foto: Alberto Delgado

¿De qué manera se es memoria cuando se es mariposa?
Dejando la vida entera en cada color y en cada aleteo que se da.

¿Cómo se colorean los sueños con la tierra?
Utilizándola para germinar y florecer. Sembrando y cuidando todo tipo de plantas de colores y sabores, y el sueño mismo que se planta en la tierra

¿Para qué sirve recordar si se es momento plata?
Momento plata se es cuando se hace una síntesis de lo que nutre la experiencia. Por lo que recordar sirve para enriquecerla y avanzar hacia nuevos y más bellos momentos.