DI: canción y marea de Sudcalifornia
Una voz que nace del eco del desierto y del mar
DI y la potencia de la libertad. Foto: Gonzalo Morales.

Y cuando caigo al sueño se hospeda en mi columna
Vertebral, y me grita pidiéndome socorro,
Me arrebata a los cielos, como un cóndor sin madre
Empollado en la muerte.
Gonzalo Rojas

Cuando llegué en bicicleta a Santa Rosalía, allá, en Mulegé, Sudcalifornia, me tomaron una foto. Ahí me encontré con un espectro de amistades. Estreché lazos enormes de felicidad y los paisajes fueron hermosos. Hoy día recuerdo con fervor aquella tierra y los sonidos que en ella se ocultan los vivo día a día. Así, por causas del destino llegué a DI, una chica con una voz de desierto y marea turquesa. En ella se postra “la universalidad”. En ella vive el aprendizaje que obtuvo desde pequeña y es que escucharla trae amplios recuerdos del polvo desértico, de allá, de la Cachanía, de donde es originaria.

La universalidad y la música. Foto: Pantone7548c

Escuchar la música de DI, que recién comienza a manifestarse en el ámbito, es una delicia que se contempla como una puerta a la magia de la península mexicana, y de ahí, al todo. Existe en su presencia y en su voz la lejanía de las distancias y nos vuelve cercanos a la quimera que llevamos dentro. El espacio es de sal y piel. Así nos vamos descubriendo poco a poco. Así, le cantamos a la vida y resplandece un solitario eco que se llena de cardones desde la flor que contiene una espiga colmada de arena. El mar resuena en DI y vuela con el sol como el “astro padre”.

“Ahora, conforme estoy madurando y estoy adquiriendo más experiencia, me doy cuenta de que es importante darle voz, a través de mí, a muchas cosas que pasan en mi entorno, pues hay personas que no tienen esta vía de expresión y de comunicación”, menciona el proceso de su crecimiento.

Así, desde muy temprano, hablamos de flores, de piedras y de mar. Amanecí con su nueva canción y estoy en el disfrute de escucharla. Entre palabras y acordes es preciso contemplar la sustancia de lo que viene. En ella vienen el polvo y la conformidad de saberse música, experiencia y papel. Le llamé y dejamos que la mañana fuera un eco de su tierra. Habrá que seguir la perspectiva de su voz joven y veamos qué es lo que sigue para DI. En ella la potencia de la libertad se manifiesta en esta nueva etapa y sugiere estar en el universo como una entidad única, en constante evolución, en una marea desértica que modifica el todo. Aquí ella y sus palabras, su música y sus horizontes.

¿Cómo te involucras con las flores?
Me gustan mucho. No me gusta que me regalen flores. Me gusta apreciarlas en su hábitat natural y rodearme de ellas en donde están.

¿Cuando tocas la tierra qué sinfonías hay?
Pues yo diría que las sinfonías de los ancestros, como también tocar las piedras, como que se abren portales de sonidos y mensajes de cientos, de miles, de millones de años. 

¿Qué ha sido Camila para ti?
Algo muy hermoso. Camila es una puerta hacia el amor que estoy sintiendo ahora por mí y para mí, y que esto lo he podido estar descifrando a través de darme un clavado con esa primera canción. Creo que hasta es de la buena suerte. 

¿Cómo fue su producción?
Fue en la Ciudad de México, la produjo Jorge Flores, que lo quiero muchísimo y fue en su estudio. La rola la hicimos él y yo. Yo compuse la rola y él produjo la rola. En la bateria estuvo Omar Avilés, sudcaliforniano de Guerrero Negro que también vive acá en la Ciudad de México, y le hablé y le dije.

Naturlaza hay en su música. Foto: Pantone7548c

¿Qué es la bicicleta para ti?
Es un medio de transporte muy divertido. Prefiero caminar porque soy un poco distraída. Cuando la uso me divierto mucho. Me gusta que me vuela el cabello, me gusta escuchar música mientras estoy pedaleando, me relaja, está cool la bici.

¿Con qué música comes y qué comes?
Me gusta comer comida vegana de preferencia o mariscos. Habitualmente como sopas, me gustan mucho los calditos. Escucho música electrónica, o Queen, Daft Punk, Parcels, o nada, a veces nada. 

¿Qué es el silencio para ti?
Majestuoso. Es algo que aprecio y valoro mucho cuando estoy sobreexcitada de la mente me gusta no escuchar nada. Cuando medito me gusta estar en silencio. Después de escuchar música en el estudio y lo que estamos haciendo, trabajando, me gusta el silencio. A parte de ser algo majestuoso y que te mantiene en el instante del aquí y del ahora, también es una herramienta para el descanso mental y eso es valioso para un artista.

¿Cardón o serpiente?
Serpiente. Porque se me hace más imponente, salvaje. Históricamente vinculada a algo negativo cuando sólo es una criatura hermosa e incomprendida.

¿Cómo fue la producción de Ser salvaje?
Ser salvaje es otro viaje, es algo muy importante para mí. Camila es como un rubí, es un rubí que está flotando ahí, en el mar y en el desierto, y en toda esa estructura natural que te puedes imaginar escuchando la rola, que se me hace muy chido. Pero Ser salvaje es algo que me costó más. Camila es una rola que hice porque sentí un golpe de inspiración. Pero Ser salvaje no está vinculada a ningún otro elemento más que a mí y esta necesidad de decir que quiero evolucionar, que quiero conectar con esto que estoy sintiendo, experimentar mi vida más libre, conscientemente, y valorar más cómo soy. Me tomó más tiempo estructurar los versos, el coro, hacer borradores de letra. Hice varios demos de la rola, se llamaba de otra forma. Al final terminé de escribirla por ahí de noviembre. Primero empezó de una forma, pausé y cuando retomé, todo fluyó muy bien. En enero me metí al estudio a dirigir todo y a que la rola sonara como ya por fin sabía que tenía que sonar. Estoy muy orgullosa, fue algo que trabajé más, un poco más, yo, conmigo, porque quería expresar cosas que jamás había expresado. 

Ser y descubrirse. Foto: Pantone7548c

¿Qué sigue para DI? ¿Algún EP?
Más rolas. Voy a terminar la mezcla de otra rola y después en unos meses veré qué onda, si va a ser un EP o no o qué. Pero hay más rolas, hay más música. 

¿Qué colores eres?
Negro, iba a decir, lo pensé así, negro, pero negro y rosa. 

¿Cuál es tu lugar favorito de Sudcalifornia?
Mulegé, la bahía. El Burro, la playa pues, cualquiera de esas. Pero El Burro es a donde me llevaban mi mamá, mi hermano y mis amigos siempre, y ahí me gusta estar.  

COMPARTE
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email