Bestiario: Jalisco sureño en llamas culturales

Felipe Angulo y Sara Stonk, Bestiario. Foto: Miguel Asa
Bestiario: Jalisco sureño en llamas culturales
La gestión en Zapotlán el Grande como base

Soy todas las palabras que adoré,
en los labios y libros que admiré…
Silvina Ocampo

Hay como muchos pasos alrededor. Hay como visitas. Hay persona conocidas y otras no tanto. Pero siempre hay personas. Se trata de un deambular. Se trata de mezcal y tostadas de uña de gato. Se trata de una mesa, una perra y dos gatos. Se trata de libros, de un micropatio y de muchas plantas. Se trata de un cine chiquito. Se trata de Felipe Angulo y Sara Stonk. Se trata de la gestión cultural en el sur de Jalisco. Precisamente allá, en Zapotlán el Grande, Jalisco, también conocido como Ciudad Guzmán. Se trata de amistades de las letras y de las artes, se trata de la filosofía y del teatro.

Se llama Bestiario, le dicen así quienes tatúan, quienes cosen, quienes bailan por aquí y por allá. Se trata de un trabajo comunitario que ha hecho efervescencia en el Jalisco Sureño. Esa pareja, que dice amar las lechugas y los actos poéticos de los vientos de Zapotlán el Grande, Jalisco, son un ejemplo sencillo del trabajo que se entrega en la realidad de un municipio lleno de cultura.

Bestiario en trabajo. Foto: Miguel Asa

Dicho proyecto que ya ha influido en algunas generaciones está compuesto por Sara Stonk, egresada de Letras hispánicas por el Centro Universitario del Sur, de la Universidad de Guadalajara, fotógrafa con diversos aprendizajes, jugueteos, exploraciones, amante de la gestión de manera independiente y una lectora compulsiva de cine y sus oquedades; y también por Felipe Angulo, licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana, del Campus Ciudad de México, y licenciado en Pedagogía, por parte de la Secretaría de Educación Pública, amante de los riesgos y caprichoso de las bondades de la unión de comunidades, además de ser un excelente melómano para distribuir el cariño de su gente.

Bestiario ha sido un emprendimiento, pues se dedica al análisis situacional de la cultura en Zapotlán y el sur de Jalisco. A pesar de que existieran artistas y creadores, no existía una instancia o proyecto que potenciara la dinámica cultural. Empezó como colectivo de educadores, de artistas, de especialistas en gastronomía experimental y gestores culturales al grado de ser empresa cultural. Dentro de sus objetivos se encuentra el de generar espacios para la difusión y la promoción de la cultura y las artes.

El amor y la gestión cultural. Foto: Miguel Asa

Comenzó en 2019 y en 2020 se consolida como agente de producciones culturales. No muy lejana fue Nómadas, una revista cultural del sector. Pero igual fue el Concierto Ancestral Varinawa Kamanawa, que dedico varios conciertos a la tribu como transmisión de su mentalidad del rescate de los bosques, sustancias naturales y otras cosas más. No mucho menos fue armar la 4 temporada de Lecturas dramatizadas de la comunidad artística de Zapotlán el Grande, lectura de textos bajo dramatización, reconocimiento de escritores actuales y otras pautas literarias. Así hicieron la última entrevista a Orso Arreola en vida sobre la gestión cultural y la falta de profesionales para los espacios culturales. Han apoyado a la publicación de cinco libros.

Bestiario, generó también, Murmullos, un proyecto de turismo cultural. Le siguió con Parque Vivo, así el rescate de espacios públicos entre miembros de la comunidad artística y la iniciativa privada. Dieron parte a la cartelera del Parque lineal Los Guayabos, que incluía un bazar de emprendedores, lucha de box amateur, cartelera diversa y otras cosas más. Así por igual lo fue en Bobba Tree, un nuevo espacio para la cultura y las artes, en el que gestionaron diálogos filosóficos con la comunidad. Así también, Tintos y trazos, que fue una sesión de aprendizaje con artista en vivo, degustación de vino y música de fondo. Y por igual, el impacto de Sesiones de medianoche, un evento conceptual de música electrónica regional en la relación con performance, literatura y artes plásticas.

Entre comunicación y fotografía. Foto: Miguel Asa

También se ha dedicado a las capacitaciones par el gremio artístico. Así de importante se han convertido en promotores de Zapotlán el Grande, como de su vinculación, difusión e interacción. Así también han sido parte de la vocalía de Disciplinas diversas del Consejo Municipal para la Cultura y las Artes del Gobierno de Zapotlán el Grande, órgano ciudadano de regularización y fiscalización de las actividades culturales del municipio. Y no menos hacen, también brindan asesorías para la profesionalización artística.

Un proyecto de colectivo, personal, la parte de la creatividad, el mundo de la gestión de la vinculación y de las gestiones, eso es Bestiario. Les ha dado crecimiento en la cuestión de la estimulación creativa, por las necesidades que se requieren en la población respecto a la cultura, la falta de organización de profesionalización y la apertura de espacios para toda la comunidad de artistas que requieren vivir de esto.

Trabajo en conjunto. Foto: Miguel Asa

Bestiario es una experiencia enriquecedora, una cuestión pesada, sin embargo, les motiva el generar un antecedente en la comunidad para crear una red sólida para que la palomilla artista pueda trascender en la diversidad de espacios y proyectos. Han aprendido a seguir la documentación de los procesos de las etapas de la región, han sabido aprovechar el amor como estimulante para sus propuestas y sus correspondencias.

Pero Bestiario no sólo son amigos. Son creadores de caricias y de emociones. Se trata de una posada llena de vida. De colores que surgen por el vecino. De una mezcla rara que se asoma en ojos con espejos. Se trata de una playlist. Se trata de los lonches de moles. Se trata de vasos de colores. De una almohada. Se trata de los que llegan y saludan. Se trata de los que preparan y hacen. Se trata de una película. Se trata de lo aromas que muchos conjugan en un solo sitio. Se trata de Ciudad Guzmán, en Jalisco y ese equipo le pone vida por aquí y por allá. En ocasiones Sayula, en otras Tuxpán, pero siguen en el sur. Se trata de un lugar donde el género si tiene cavidad. Se trata de hombres y mujeres. Se trata de los que ilustran y de las que hacen radio. Se trata del escritor más emblemático y de la artista más ondular.

El juevo y el arte. Foto: Miguel Asa

Bestiario es la comunidad de los viajes. Siempre hay un punto para llegar a Ciudad Guzmán. La emoción y la persistencia son base del trabajo comunitario. Se trata de la liviandad al amanecer. Se trata de la noche del desvelo. Se trata del perfume de todas con la música de todos. Se trata de emociones precisas. Se trata de poemas puros. Se trata de artistas con un silencio profundo. Se trata de escritoras con telas de mucho hilo. Se trata de niños y niñas en conjunto.

 La gestión cultural es una herramienta para hacernos más felices. No hay otra cuestión más que dialogar. Se trata de hacer que nuestras caras sean las retratos de nuestras propias vanidades. Alcances dignos de mirarnos al sur con las gafas de la niebla de primavera. Se trata de leer un poema, pintar un mural, arreglar la bicicleta, apostar por continuar, seleccionar los presagios.

Reflexión. Foto: Miguel Asa

Se trata de dialogar y formular apuestas por la creatividad. Se trata de un avance. Se trata de confiar en la cultura como una herramienta para sostener diversas luchas. Se trata de un pueblo con mucha literatura y arte, y de igual manera, de nuevas corrientes que confrontan las juventudes. Se trata de unos taquitos del mercado y buenas caminatas por el centro. Bestiario es un torbellino de movimientos. La cultura se desarrolla y ese grupo, que lideran dos corazones, no queda ahí. Se trata de una comunidad que de diferentes maneras se apoya, así desde la radio, la fotografía, la pintura, la moda, el perfomance, la música, la gastronomía, como entre un gran gama de rubros que les rodean.

Visión cultural. Foto: Miguel Asa

Bestiario lo he visto como el ejemplo de que la gestión cultural permea y entrega resultados. Ha sido para mí un placer conocerlo y seguir de cerca su trabajo en estos años. Bestiario es un ejemplo de que las industrias creativas sí podemos llegar a buen puerto, pese a toda dificultad, pero el objetivo es mantener el rumbo. A Bestiario he llegado en bicicleta, en automóvil y en autobús, y siempre, en diferentes versiones, han sido amor y estrategia. Gracias por todo ello y que la gestión, en el Jalisco sureño, nunca nos falte.

 

Múltiple: la diversidad de la cultura

Todo lo que somos como comunidad. Foto: Miguel Asa
Múltiple: la diversidad de la cultura
Sección del ejercicio inter, multi, pluri y transcultural

Me pesa mi pasaje y más se cierra
la mitad de mi ser a su hemisferio.
Artemio González

Es posible pensar en la gestión, en la prensa, en la producción, en todos aquellos personajes y equipos que hacen posible un sinfín de proyectos culturales, sociales, deportivos, gastronómicos y similares. Aquí buscamos las historias de aquellos más que se forjan en el silencio de las bambalinas. Así, desde esta línea, quiero mencionar a quienes le ponen empeño a muchas cuestiones de la vida a nuestro alrededor.

En esta sección Múltiple, presentaré parte de los personas que le hacen al zurcido invisible dentro del mundo editorial, del campo periodístico, de la labor de la gestión cultural y otras más. Es necesario visibilizar la labor de quienes estamos aquí. Aunque no se pretende ser un catálogo puntual, sí tengo la intensión de que poco a poco se formule un gran cuerpo de artículos en relación con los que identifiquemos un poco de la historia que rodea a nuestro proyecto. Sabemos que todo el proyecto cultural de la región no solamente parte la literatura o de las artes. Sin embargo, emulsionamos a aquello que también desarrollamos en la generación de cultural. Dentro de ello, la gestión, la producción, la organización, los eventos, las ferias, los festivales y demás como proceso de socialización cultural. Jalisco y México son nuestros primeros pasos. Algunos más por Cuba y vaya usted a saber que nos depara la vida. Así que vamos a compartir un poco de lo que se viven en esos rubros que acompañan a las letras, a las artes y a las bicicletas.

Así que hay que considerar la planeación, la difusión, el estilo y la noticia como un trabajo que también refuerza el dominio de nuestras palabras. Somos entonces el abrazo de todo lo posible. Somos el llanto de lo que nos ocupa. Somos los que perseguimos a la historia, a la tradición, a los medios, a las regiones, a nuestro Jalisco y a nuestro país, México. De aquí que consolidemos estrategias con productores, realizadores y artistas multidisciplinarios para constatar que hay algo muy denso dentro de nuestra región. Veamos qué es lo que nos conmueve en la sugestión diversa de las disciplinas creativas, sociales, deportivas y demás. Vamos a estar presente en muchos espacios y con muchas personas que se integren en esto. Así será nuestro lapso para conocer lo que se pueda en Jalisco.

Esto es la búsqueda por conformar un directorio enorme de gestores, realizadores, productores y todo lo posible por ahí y por allá. Quiero que sea un placer para ti encontrar las posibilidades de lo que viene. Vamos a escribir historias, sí, pero en ellas también existen aquellos personajes que promueven la posibilidad de ser.

Aquí se gestiona la vinculación para crear productos culturales de hermosa estructura y con buen aroma.*