COLECTIVIDAD
Compartimos con todos
DIVERSIDAD
Inspiramos sin límites
VINCULACIÓN
Conectamos mundos
DIFUSIÓN
Divulgamos creatividad
Previous
Next

Ululayu me susurró que cuidara mis pasos, que extendiera mis palabras y con ellas volara en la infinidad del océano. Que aprendiera a planear, con las alas extendidas para atrapar cada sentir en prosas; que amara todo libro y cada personaje, ser sus mundos y sentir el caminar descalza en sus pastos verdes. Sin embargo, nunca me comentó que eufóricamente viviría para extender mis palabras a nuevos horizontes, que cultivar mi alma estaría en las oraciones que creo por medio de sueños. Paladeo y mastico lo más hermoso de la vida: la poesía, y lo que amo, escrita en ella.

Albertina Reyes

Nos quedamos dormidos, en un portal de La Habana y nos robaron todo lo que traíamos. Entre los bienes robados, un montón de poemas escritos por niños mexicanos, niños de un lugar recóndito de México, a donde llega Ululayu para sembrar esperanza, es decir: poesía. Esa es la raíz de Ululayu, el ladrón esa noche también partió cargado de poemas, palabras de amor y esperanza. Dar, y seguir dando, a todos, no lo que sobra, dar lo que más hace falta.

Jorge García Prieto

Conocí el ulular del viento desde el aliento tibio de la boca de un poeta cuando improvisaba entre rostros enganchados como papalotes en las manos de la poesía. Desde entonces remonté en ese viaje, llamado Ululayu, nombre que lleva los colores del mundo, nombre que sopla flores, animales, océanos, huracán que desde el primer momento me arrastró hacia las palabras mariposa que no dejan de brotar mientras respiro. Ululayu me invitó a habitar siempre y para siempre con él y dentro del exacto corazón del vértigo.