Soy Miguel Asa, (así, sin apellidos), como me nombró Dolores Garnica hace más de diez años y que ha funcionado como mi seudónimo hasta hoy día. Soy un merolíco multifacético originario de Guadalajara, Jalisco, México. Dicharachero soñador y amante de las bicicletas desde escuincle por culpa de mi Viejo. Gusto de la naturaleza gracias al tacto de las manos de mi Prieta, que sobadura tras sobadura, me ha dado vida una y otra vez. La literatura y la artes llegaron a mí con el desmán de la pubertad y el ánimo del Beto. Una de mis pasiones es viajar en carretera, muchas de las veces en trailer, algo que aprendí de dos de mis hermanos.
Estudié Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara, y de manera autodidacta, me involucré con la fotografía y el diseño. Me desempeño en la gestión y la difusión cultural desde las épocas de estudiante. Recreo con mi cuerpo la manifestación de mis ideas. Me gusta el pulque y adoro las enchiladas potosinas. Visto faldas desde la preparatoria. He participado en varios proyectos artísticos. Disfruto de los colores pero me deleito en el blanco y negro. Nada mejor que un ceviche del Pacífico mexicano. Actualmente viajo en bicicleta con Proyecto Ululayu para compartir parte de lo que aprendí años atrás, y por igual, aprender de otras culturas. Creo en la libertad y en la colaboración social. Cambié mi forma de vivir para disfrutar sin límites de todo aquello que encuentro durante el pedaleo. La poesía es el alimento de la magia cotidiana.

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta travesía la realizo con Emma, mi bicicleta, nombrada así en homenaje al personaje principal de “Madame Bovary” de Gustave Flaubert, que marca rebeldía recreada con libertad en un ensueño de vida. Así el discurso de esta máquina en las aventuras de los caminos, los versos al aire, los trailers en las carreteras, las personas en las comunidades. Emma es resistencia, la parte física que corresponde a la realidad de este esfuerzo, el texto no terminado.
Emma es un bicicleta de montaña, Orbea MX 30, rodado 29, adaptada para viajes largos, y que gracias al apoyo y a la disposición de Zero Bike, ha rodado entre un huracán, terracerias en bosques, estepas y desiertos, diversas carreteras, en varias escuelas, con varios libros a cuestas, con miles de calcomanías y millones de versos. Bicicletas Vazher aportó accesorios, herramientas y vestimenta para nuestro viaje. Las noches de Emma se iluminan de color gracias a sus luces MonkeyLectric que Boneshaker México le brindo. Además, Emma es la responsable de cargar el equipo de campamento que DeporteHábitat compartió con nosotros. Sin embargo, han sido muchas las personas que han compartido y apoyado de diferentes maneras a lo largo del camino. Emma y yo agradecemos cada una sus colaboraciones.

Colaboradores

Quienes me apoyan a la distancia.
  • Miguel Asa

    Dirección

    Noviembre 1984. Amante excéntrico de la poesía. Escritor y fotógrafo de silencios. Disfruta viajar por carretera en todo momento y bajo distinto formato. Apasionado por la gestión cultural como motivo de cambio social. Le gusta gritar, cantar y silbar cuando pedalea. Ama a su bicicleta como a las frutas. Se considera un ser excéntrico. Le conmueven las hojas secas. El viento es su reflejo. Multifacético y multidisciplinario en constante movimiento.

  • Estefania Najar

    Producción

    Febrero 1993. Sensible y soñadora. Le entusiasma el sentirse comprendida y comprender, es por ello que orbita alrededor del arte, al considerarlo el lenguaje más divertido y misterioso para ejercer la comunicación humana. Cree que los libros guardan secretos y que el compromiso del lector es resguardarlos. Volverlos suyos. Planea seguir participando en proyectos creativos que le permitan crecer como persona y que apuesten por también hacer crecer a sus destinatarios. Gestora cultural por profesión.

  • Perla Zamora

    Vinculación

    Septiembre 1985. Creadora silenciosa. Traza historias con sus pies y despinta la ciudad con sus letras. Percibe la mirada como la expresión más genuina, y valora la sonrisa como el regalo más preciado por parte del otro. Observa la ciudad como un sistema vivo, y considera la palma de la mano como el mapa más preciso en la ruta de nuestra existencia. Disfruta del mar, la danza y la lectura. Urbanista de formación.

  • Andrea Ochoa

    Internacionalización

    Octubre 1992. Mujer extraña, una contradicción recurrente e impaciente con manos frías y sangre caliente. Loca, cree que la vida es demasiado corta para vivirla con cordura. Enamorada eterna de los tacos de aguacate, la nieve de pistache, el tequila y el mariachi. Lectora descuidada pero apasionada, baila con el corazón, los pies y la imaginación. Cruza las arterias de la Guadalajara y deja como estela un intenso aroma a cafeina. Internacionalista.

  • Grecia Hernández

    Comunicación

    Marzo 1996. Escribe la ciudad en bicicleta. Combina su cabello con los converse negros que se pone y observa. Taciturna, busca lo que se perdió en sus cuadernos de poemas. Se abandonó en lecturas sabiendo que jamás regresaría, los escalones de sus versos la llevan a encontrar respuestas silentes que hacen ruido en su vida. Ella es la viajera que nunca se va, pero que jamás ha vuelto. Está con nosotros para reconstruirse día a día, y por supuesto, disfrutar. Comunicóloga en proceso.

  • Thalía Salinas

    Espacios

    Abril 1990. Soñadora, bohemia y loca. Suele bailar mientras camina. Le encantan las lunas y las noches de frío, las noches sin noche. Ama los dulces y las palomitas. Ama ver y hacer historias en semáforos, en el transporte, en cafés, en parques, en banquetas solitarias, en construcciones atraídas por el tiempo, ruina de color, exceso de luz. Cree en el ser humano, cree tener superpoderes. Cree que si en el camino encuentra seres locos, bohemios y soñadores, lucharán entonces por cambiar el mundo con magia, amor y letras. Arquitecta.

  • Martha Esquivel

    Logística

    Diciembre 1996. Hija de la luna y de la noche, ciclista, autodidacta, exploradora, curiosa, amante de la música y el chocolate, perseguidora de sueños y fotógrafa de hobby. En constante búsqueda de un lugar donde las flores tengan mayor importancia que las armas y las personas se atrevan a volar. La experiencia es la clave y tu actitud la llave. Si una cosa te puede decir, es que tu persona, te atrevas a vivir. Integrante de colectivos estudiantiles que buscan la participación activa y la consciencia del arte en la vida. Estudiante de gestión cultural y aprendiz de experiencias.

  • Diego Illescas

    Letras

    Mayo 1997. Enemigo del huevo y enamorado de la carne asada, que sería capaz de dedicarle poemas y poemas. Pero hay tanto que le apasiona que prefiere ser un astronauta del conocimiento y camaleón de dos pies. Se considera murciélago, ama más la noche que el día y disfruta bastante de los días neblinosos. Su insignia el arte y su bandera la contemplación. La mente no le deja de dar vueltas y empieza a temer que le salgan más cabezas.

  • Karina Casillas

    Escénicas

    Julio 1993. Eterna enamorada de las guayabas con chilito. Puede bailar doce horas sin parar. Colecciona changos de peluche y revistas de moda. Ama la composición escénica, como por igual, crear pequeños mundos, cuadros en movimiento, contar historias, plantar la semilla y verla germinar en el otro. Cree que viven otros seres dentro de ella, que acomodan y colorean las imágenes. Está segura que en cada historia hay una danza, que a cada palabra le corresponde un movimiento. Le gusta trabajar en equipo, los continentes son más poderosos y el amor es acumulable. Teatrera de profesión.