POESÍA Y ARTE SOBRE RUEDAS: CICLOVERSO

POESÍA Y ARTE SOBRE RUEDAS: CICLOVERSO

Texto y foto: Miguel Asa

Parte de este texto se encuentra publicado en la edición de septiembre de 2017 de Cycle City.

 

Regresé en enero a Guadalajara, Jalisco, mi ciudad. Habían pasado meses después de mi último pedaleo con Emma en Tijuana, Baja California. Después de ello fueron viajes de lecturas y talleres por Acapulco, Guerrero, Ciudad de México, San Miguel Allende, Guanajuato y León, Guanajuato, y para cerrar el olvido de haber perdido mi bicicleta, me fui a La Manzanilla, Jalisco,

Después del noveno Congreso Nacional de Ciclismo Urbano en noviembre de 2016, mismo del que me hice cargo de la imagen, no había actividad alguna sobre el tema de la bicicleta en días futuros. Me atreví a retomar las actividades ordinarias que hacíamos en la ciudad previo a mi partida, entre lecturas, talleres, conversatorios, los poemas breves en el tren ligero, las charlas en la calle, los paseos sin tiempo, entre una demasía de cosas. Sin embargo, algo me faltaba, y recordé, sería año de festejos.

Poema de Mario Pineda con obra de Denisse Figueroa

El viento siempre es un compañero de la bicicleta. En cada giro del pedal sobre el núcleo del equilibrio la comparsa lleva el horizonte como objetivo, así nosotros, pues celebramos el décimo aniversario de nuestro movimiento Por favor, lea poesía. a la par del bicentenario de la invención del vehículo que hemos incluido en nuestro proyecto, la bicicleta: mejor pretexto no podría existir.

Después de mi viaje en dos ruedas por el Pacífico mexicano, realicé una pausa para celebrar en la ciudad con gestión, vinculación y producción, así creamos Cicloverso, una edición especial de Vía Literaria, en otras palabras, poesía y arte sobre dos ruedas.

Mara P. Hernández ilustró las letras de Luis Curiel

La idea de Proyecto Ululayu buscó la autorización del Instituto de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco (IMTJ), el soporte de BKT Bici Pública y la vinculación con Radio Universidad de Guadalajara a través de Birula Radio.

Fueron 39 poetas y 65 artistas, de distintas partes de México y del globo, los que crearon 65 piezas únicas para 65 estaciones del Sistema de Bicicleta Pública Mi Bici en Guadalajara, Jalisco, precisamente, en su centro histórico. Por igual, Cecilia Fernández realizó la producción de los poemas para la programación de Radio UdeG, como acompañamiento de dicha exhibición urbana.

El poema de Paola Llamas Dinero que incruste en mi obra

Pedaleamos para celebrar. Conspiramos con la comunidad. Nos volvimos trazo del horizonte y todo ello en más de siete meses de labor social, un regalo de nosotros para la ciudad y su población. Realizamos convocatoria, invitamos a otros, poetas y artistas, creamos a la par, nos apoyamos y coincidimos. Diversos, espontáneos, ciclistas, de color, a blanco y negro, con textura y sin ella, con la mano, con el pincel, las gubias, la máquina de coser y la aguja. De todo, hay de todo. El imaginario digital, la sombra, la técnica, la colectividad, el compartir de forma simultánea para congregar las líneas de los versos en las de las imágenes. Los signos fueron teoría de otros esquemas.

Daniel Andrade bordo los versos de Grecia Hernández

Ahora, cuando veo por fin la galería en las calles del centro de Guadalajara, me es imposible no suspirar por cada verso que los poetas participantes compartieron con nosotros, letras que atamos a nuestros pedales de por vida; y por igual, no dejo de sorprenderme por cada pieza creada bajo diferentes técnicas y soportes por los artistas involucrados, todo una alcurnia de texturas, perspectivas, conceptos. Así, diez años de nuestro movimiento, 200 más de muchas bicicletas, y yo, con la visión de continuar con mi viaje el año entrante.

La máquina de coser de Judith Satín camino con los versos de Carmen Villoro

Fuimos Sayuri Sánchez, en la coordinación editorial, y yo, Miguel Asa, en la coordinación de diseño y producción, los que realizamos esta edición. Gracias a Grecia Hernández y Sebastián Cecillón, compañeros de Birula Radio por apoyar desde su pedaleo. Gracias a todos por su sincero esfuerzo y su amable acompañamiento en el pedal. Gracias Cycle City por el espacio.

Volví a la ciudad para celebrar, sin embargo, el viento me llevará de vuelta a la carretera que tanto he aprendido a amar. La poesía anda en bicicleta, con nosotros. Paz.

Mi reflejo sobre una ficha de un Cicloverso

 

LABOR