SEGUNDA EDICIÓN PARA TÚNELES URBANOS

SEGUNDA EDICIÓN PARA TÚNELES URBANOS

 

Después de la primera edición de Vía Literaria el programa debía seguir. Yo había partido de Guadalajara cuando desarrollamos el proceso editorial para la segunda edición. No fue una tarea fácil, pues Sayuri se encontraba en la ciudad y yo lejos de ella, lo que representaba un trabajo que ninguno de los dos había experimentado, mucho menos, cuando diversas situaciones modificaban mi trayecto. En ese momento fue cuando di cuenta que realizar este programa sería una tarea de paciencia y persistencia, sobre todo porque me encontraba sin rumbo fijo y bajo una constante incertidumbre en cuanto a la gestión de otras actividades a mi paso.

Nos ajustamos a trabajar en línea para desarrollar la edición dos: nuestra tarea desde un principio siempre fue aprehender. Entre correos y llamadas por internet fue que ejecutamos esta segunda edición. Entre Guadalajara, Jalisco, y Colima, Colima, seleccionamos obra de escritores de muy diversos estilos, con voces muy particulares y bajo el criterio que habíamos establecido con anterioridad, la entrada a poetas jóvenes y de renombre. De igual manera, invitamos a colaborar a Gerardo Esparza, editor y director de De Lo Imposible Ediciones, quien invitó a otros escritores para sumarse a nuestra segunda edición lo cual beneficio al programa.

En esta ocasión fueron 23 escritores los que participaron: Marco Antonio Gabriel, Paloma Patlán, Melissa Nungaray, José Zarzi, Jessica Rodríguez, Mavi Robles-Castillo, Carlos Tirado, Antonio Calera-Grobet, Arturo Grijalva Elizalde, Luis Eduardo García, Carlos M. Castro, Iliana Hernández, Rita Stenner, Rossana Camarena, Carmiña Mejía, Ada Erika Figueroa, Rocío Mendoza, Rodolfo Orozco, Óscar Tagle, Nancy Estrada, Gidalthy Alba, eL eNe y Diego Espíritu.

Pues aquí la obra que en 92 dovelas se publicaron como nuestra segunda edición, misma de la que habla el poeta Diego Espíritu con una breve introducción que acá compartimos. Gracias por creer y seguir fieles a nuestro programa.


De la segunda edición

La poesía está en movimiento. El poema es un artefacto móvil que no se detiene. Apenas fija un sentido, el conjunto de elementos que lo constituye se torna en otra cosa. Cada poema representa un vehículo de significado, cuyas trayectorias -al ir una junta con la otra en un desplazamiento paralelo, o bien, en su cruce- representa la vía que lo define. Una ruta poética, pues, es el flujo impredecible de distintas escrituras. La poesía está en movimiento no porque represente alguna historia particular – la de la libertad, por ejemplo-, sino porque es una vía constante de encuentros, pero también de accidentes.

Vía literaria es el esfuerzo por mostrar el itinerario poético  de un conjunto de voces -al dejar un registro visible del mismo. Cada recorrido, sea cual sea su meta u objetivo, no está exento de obstrucciones y seguramente no ha sido la excepción para este. Sin embargo, cada poema de esta segunda edición de Vía Literaria es un signo que, de una u otra forma, permanece. Así, la selección es un muestra de propuestas jóvenes pero también de aquellas con una trayectoria. Es la culminación de un trabajo en proceso cuyos checkpoints son estos espacios breves, pero en movimiento.  La vía poética es también un cúmulo de versos sin una estación fija. La vía poética es también una literaria.

Diego Espíritu, enero 2016.

LETRAS